Cruz Laureada Colectiva

Tres Cruces Laureadas individuales

 
     
 
lefttop
 

23 de Julio de 1936. Una llamada telefónica.

 

 

Al llegar a la mitad de la cuesta se me acercó un hombre desconocido y a quien luego nunca he querido conocer, me dio la enhorabuena por el triunfo del Alcázar y después, como gozándose en lo que pensaba decir, añadió :  

- Al mismo tiempo le doy a usted el pésame por el fusilamiento de su hijo Luis, que tuvo lugar el día 23 de agosto.  

Me quede como atontado al oírlo, porque, aunque eso fue lo que me dijo por teléfono el Jefe de las Milicias de Toledo, yo nunca creí que existiese tanta maldad en los hombres. No supe qué responder; creo que entre dientes dije, más para mí que para nadie :<<Pero, ¿por qué?. Él ¿que culpa tenía?...>>


También - añadió - han fusilado a su hijo Pepe en Barcelona.

El momento fue tan duro, tan cruel, que sentí mis piernas aflojarse como si no pudieran sostener... éste era el precio de mi gloria. Nunca podría sentir vanidad por algo que, siendo mío, habían pagado tan caro mis hijos.

 

 

 

 ¿Quiere leer el artículo completo?...

 

 

 

"El Alcazar de Toledo," por Alfonso Ussía

 

Si algo no entra en el hábito de los militares es la mentira. Un militar mentiroso no es un militar. Y si la mentira, además, se viste de manipulaci��n, sesgo y majadería, se llega a la conclusión de que no viene de la decencia uniformada, sino de la falta de respeto a la verdad de nuestros actuales gobernantes.

 

 ¿Quiere leer el artículo completo?...

 

 

 

 

 

 
topright